Evaluación Temprana de trastornos en educación infantil

Imagen de iria

Desde la experiencia de intervención terapéutica, se observa que gran parte de las derivaciones y los “síntomas blandos” que aparecen en niños en los que no se aprecia un déficit severo del desarrollo, los detecta el personal de Escuelas infantiles. La demanda se establece como una sospecha de que algo no va bien y de la necesidad de encuadrar al niño y buscar una intervención adaptada o terapéutica, informar a la familia y ofrecer los recursos.
El personal que trabaja a diario con niños con edades comprendidas entre 0 y 6 años tiene a su disposición un tiempo y una calidad de observación que los convierte, en muchas ocasiones, en la primera línea de sospecha si algo en el desarrollo del niño no va bien. Desde este contexto consideramos importante ofrecer unos mecanismos básicos de identificación de posibles déficits para encuadrarlos, intervenir en el ámbito educativo, informar a las familias y derivar hacia la intervención terapéutica si fuera necesario.